COMPROMISO A LA SEGURIDAD, SANACION, RECONCILIACION Y RESPONSABILIDAD

La Iglesia Católica Romana de la Diócesis de Phoenix ha hecho grandes avances para cumplir nuestra promesa de proteger a los niños, educar a la comunidad y brindar sanación a los que han padecido de algún abuso. Debido a los recientes escándalos de abuso hoy es el momento adecuado para que la iglesia recuerde lo que ha aprendido, siga orando por las víctimas y se comprometa de nuevo a la vigilancia en nuestra comunidad católica para proteger a los niños de la maldad del abuso.

El Estatuto de los obispos de los Estados Unido para la protección de niños y jóvenes, implementado en el 2002, proveo para la Diócesis de Phoenix procedimientos y guías mandatarios que son fundamental para este esfuerzo.

La Diócesis de Phoenix ha hecho grandes esfuerzos para establecer sistemas que ayuden a mantener seguros a nuestros jóvenes. Esto incluye un proceso de selección a todos los miembros de clero, religiosos, seminaristas, empleados, y voluntarios. El proceso de investigación de antecedentes incluye completar una solicitud, varias entrevistas, firmar un código de ética y una investigación de antecedentes. La investigación de antecedentes incluye la verificación de referencias y una toma de huellas dactilares para todo miembro del clero, religiosos, seminaristas, empleados y líderes voluntarios que son responsables de los programas de jóvenes. Se requiere que todo voluntario complete la solicitud estándar y firmar un código de ética. También se requiere que los voluntarios que sirven directamente a menores completen una entrevista cara a cara y sometan a una verificación de referencias e investigación de antecedentes. Todos los miembros del clero, empleados y voluntarios son comparados continuamente con la base de datos de registro de delincuentes sexuales en Arizona. Se requiere entrenamiento anualmente para aquel que está en un ministerio o que sea voluntario.

Otras áreas que son importantes para mantener a nuestros jóvenes seguros incluyen:

–       Una política comprensiva de ambiente seguro que ha sido creado y puesto en marcha y que se aplica a toda parroquia, esquela y ministerio en la Diócesis anualmente.

–       Casi 30.000 adultos que incluye al clero, religiosos, empleados y voluntarios reciben entrenamiento anualmente de los requerimientos de ambiente seguro y de las declaraciones obligatorias.

–       Casi 30.000 estudiantes de las escuelas y de las clases de educación religiosa reciben entrenamiento de ambiente seguro que incluye como reconocer y reportar comportamientos inapropiados.

–       Una comisión evaluadora consistiendo en profesionales laicos que fue establecida para revisar y hacer determinaciones con relación a cualquier alegación contra el clero. La comisión incluye a un agente de policía, un psicólogo licenciado, un juez, un profesional de la salud, un maestro y sacerdote parroquial.

–       Una política de cero tolerancias prohíbe que un miembro del clero a quien se le ha hecho una denuncia admisible regrese al ministerio

–       Cada sacerdote o diacono a quien se le ha hecho una denuncia admisible esta publicado en el sitio web de la Diócesis para que el público y la comunidad estén informados.

La Oficina de protección para niños y jóvenes de la Diócesis de Phoenix presta asistencia a los individuos y familias que han sido afectados directamente del abuso sexual ya sea que el abuso sucedió en la Diócesis de Phoenix o en la diócesis de su niñez. Esta asistencia se presta en forma de recomendaciones de consejería, dirección espiritual, misas de sanación, referencias a servicios comunitarios y facilitar una cita con el obispo Olmsted.

Aún más la Diócesis de Phoenix es una de las diócesis a nivel nacional que está decidida a cumplir plenamente con el Estatuto para la protección de niños y jóvenes. La Diócesis de Phoenix ha sido auditado anualmente desde el año 2003. Esto incluye una auditoria en sitio en el año 2017. Las auditorias recientes fueron iniciadas por StoneBridge Business Partners, una agencia independientemente contratada por la Conferencia de obispos católicos de los Estados Unidos para determinar el cumplimiento con el estatuto. Después de cada auditoria, se ha encontrado que Phoenix cumple totalmente con el estatuto.

En el año 2004 la Diócesis de Phoenix y la Oficina del fiscal del condado de Maricopa copatrocino una cumbre histórica sobre el abuso sexual. Asistieron 350 personal de la comunidad y miembros educados de la iglesia, el sector público y privado sobre como identificar y tratar la conducta sexual inapropiada contra los niños. Hasta la fecha, la Diócesis de Phoenix y la Oficina fiscal del condado de Maricopa trabajan juntos en asuntos que involucran alegaciones criminales.

La Diócesis de Phoenix se compromete a continuar estas salvaguardias vitales mientras nos esforzamos a promover la sanación y reconciliación con las víctimas de abuso sexual; para poder asegurar una respuesta efectiva contra las denuncias; para garantizar la responsabilidad de nuestros procedimientos y para proteger a los fieles en el futuro.

Alentamos a cualquier persona que haya sido victima de abuso a que llame a la policía. Para obtener información adicional sobre los servicios de apoyo para aquellos que han sido abusados, comuníquese con la Oficina de protección de niños y jóvenes al 602.354.2396

Cómo hacer una denuncia